Tengo

Tengo miedo a que su recuerdo me persiga toda la vida.

Aunque quisiera no sé dónde buscarle.

Aunque quisiera no sabría que decirle.

Intento borrar cosas de mi memoria, cosas bonitas que no se repetirán. De él, de otras personas…

Anuncios

Reproches

Aunque lo intento con todas mis fuerzas, mis conversaciones al universo con él acaban en reproches.

Escucho nuestra canción, la que él no sabe que es la nuestra y siento como si me dieran un puñetazo en la barriga.

El día que esa canción no duela y el día que deje de pensarle todo el día, será que lo habré olvidado.

Olvidar, qué más quisiera yo… Aunque mi corazón desea otra cosa.

Y le cuento

Silencio absoluto al otro lado de la línea. Fui tajante lo sé, pero lo hice por supervivencia.

Ahora cada noche le hablo a la grabadora. Le cuento cosas, saco todo lo que llevo dentro y que no pude decirle. Y me va bien.

Estoy más tranquila, no espero nada.

Le pienso durante el día, demasiado.

Quién sabe, quizás algún día pueda enviárselo, ahora no. Ahora hablo sola sentada en el suelo de la cocina, lloro flojito, recuerdo su cara y su voz. Luego hago ver que nada fue real y me invento otro mundo para negarme que le echo de menos.

Nada

No estoy triste, no estoy contenta, no estoy muchas cosas.

Me he quitado un peso de encima, tampoco quiero hablar de ello.

Sé que es un parche pero es que no podía más con lo que sentía.

No se van los sentimientos en dos días y todo duele, pero no he sabido hacerlo de otra manera.

Me siento muy sola, pero es que ya lo estaba.

No sé qué será de mí, si sobreviviré a esta soledad que hace que me despierte por la noche.

No había venido a esto.

Él

Me muero de ganas de hablarle, de decir lo que siento por él, pero me prometí que no lo haría. Nunca había tenido tantas ganas de romper una promesa. Quiero hablarle, quiero oírle, quiero verlo y quiero sentirlo de nuevo. Por eso cuando está mañana han llamado desde abajo mi corazón ha dado un vuelco. Alguien se había equivocado…

Anoche le grabé un audio. Más para mí que para él, para sacar todo lo que siento, no había podido hacerlo. Y lloré y he dormido bien. Con una sensación diferente. Pero de nuevo siento lo de cada día. Me arrastra su recuerdo. Y el destino no ayuda. La canción volvió a salir sin buscarla. Son señales, no tengo que olvidarle, tengo que hacer algo. Hablé sola durante una hora porqué necesitaba poner orden a mis pensamientos, para no olvidar todo esto que he sentido y para si un día me atrevo poder enseñárselo. Quizás pasarán años, no lo sé. Quizás nos reiremos o quizás nunca sabrá lo que me ha pasado.

Tengo que sacar lo que siento y no sé cómo hacerlo. Pero me engaño porqué al único al que tengo que dirigir todas estas palabras es a él.

Intentar es la palabra, intentar saber qué pasaría si pudiera decir sin miedo. Me frenan tantas cosas y la principal es el no saber qué piensa él.

Te pienso Jesús, cada momento del día. Y no quiero olvidarte.

AMOR

Hace mucho tiempo pensaba que todo el mundo se había enamorado alguna vez en su vida y la primera vez que oí a alguien que decía que no se había enamorado nunca, puse cara de asombro.

Tengo que decir que yo me he enamorado algunas y muy fuerte. Otras he pensado que me había enamorado y luego he visto con el tiempo que eso no era enamoramiento ni nada parecido.

Con Jesús me ha pasado que no he sabido clasificar bien lo que era, pero una persona de esas que te olvidas en dos días no es. No lo es porque otras veces he negado que había algo y aquí estoy intentando que no duela mucho, pero duele un montón su recuerdo.

Sé que cada persona especial que ha pasado por mi vida ha dejado huella. Han sido muy poquitas. No puedo olvidarlas así como así.

Menos a P. que he intentado ponerme en contacto con el disimuladamente por una cosa de trabajo porque quiero devolver las fotos que le negué cuando se fue ya que creo que no tengo que tenerlas yo. Ha pasado mucho tiempo y quizás ni me conteste ni las quiera, pero me sentiré mejor devolviéndolas. Miro sus fotos y no siento nada desde hace mucho. Quizás algo de nostalgia de ciertos momentos, pero no despiertan nada en mí como lo despiertan quienes de verdad me han marcado. Ya no siento pena por esa época buena, por todo lo que no pudo ser, soy insensible a esa época que tanto me costó olvidar.

Es muy duro sentir el desamor y otras cosas, pero cuando se siente amor, cuando pierdes el mundo de vista y solo te importa la otra persona, no lo cambiarías por nada del mundo.

El amor que siento ahora o lo que sea porque aún no sé darle el nombre correcto, duele, se clava como si tuviera mil agujas clavadas  por mi cuerpo, que me quitan la respiración de lo que duelen.

Cierro los ojos y le veo, le siento. Noto aún en mi piel sus manos. Sus últimas palabras, como me miraba, como intentó hacerme llegar su calor.

Como le echo de menos… me arrepiento en parte de haberle dicho que nos apartáramos. Espero un mensaje suyo y al mismo tiempo deseo que no lo haga. Me siento más tranquila sin esperar, pero duele todo. Duele su silencio y duele su recuerdo.

Pero he sentido tanto y tanto… que eso no podré olvidarlo nunca. Lástima que no he podido decirle la verdad y me he escondido en unas palabras que en realidad no sentía del todo.

Lo he hecho

Le he enviado lo que escribí ayer por whatsapp, he quitado algunas frases pero la esencia era la misma. Le he pedido que no me busque, no quiero ser un engorro en su vida que ya tiene suficientes problemas.

No puedo llorar ahora, pero me metería en la cama a dormir durante horas si fuera posible, pero mi familia sospecharía. Me gustaría estar en mi casa sola y poder sacar esta rabia y esta pena que llevo dentro desde hace una semana.

Maldigo todo ahora mismo, tengo rabia. Tan solo necesitaba que él me dijera lo que siente un poco. Pero la indiferencia estos días me ha dolido. Sé que no tiene las ideas claras porque ya lo hablamos el primer día que nos besamos. Pero no tenía ganas de estar esperando como una tonta a que llegara enero y luego me hablara normal.

Sé que le calmo que está bien conmigo, sé veinte mil cosas. Y también se otras de él que me pueden hacer mucho daño. Pero en el fondo tiene muy buen corazón y sé que acabaría cayendo de nuevo en sus brazos.

Odio esta vida. Todo es demasiado difícil para una persona tan sensible como yo. No lo haré porque no tengo ganas de hacer daño a otros, sino ahora mismo desaparecería. Porque aunque llevo intentándolo durante años nada me sale bien. Sin trabajo, sin que me valoren, sin muchas cosas es difícil mantenerse cuerda.

Sé que no debería escribir aquí ahora, pero es que no tengo nada más que me alivie ni que sea un poquito. Tanto amor y tantas ganas de vivir que tenía hace un tiempo y se van esfumando sin que pueda hacer nada.

Y me siento egoísta por alguien que me lee, que tiene unas ganas horribles de vivir y seguro que piensa que soy una niña imbécil por querer desaparecer. Lo siento A. de verdad, por no poder aportarte historias bonitas cuando más las necesitas.